Si ahora hace nueve años Leo Miyagata se convertía en un icono casi mundial al ser grabado llorando tras la derrota del FC Barcelona en la final del Mundial de Clubes, este lunes ha surgido un fenómeno similar en el primer entrenamiento culé en tierras asiáticas. Yamashita Koshiro, un niño japonés de 8 años, ha cantado entero el canto del Barça ante jugadores, staff, directivos y prensa.

Yamashita, uno de los más de 240 niños de la FCBEscola Katsushika que se han acercado al entrenamiento, ha sido ovacionado por todo el mundo y ha recibido después una insignia culé por parte del vicepresidente primero Jordi Cardoner. La FCBEscola Katsushika funciona desde abril y es la segunda después de la FCB Escola de Fukuoka.