Eidur Gudjohnsen, el ex jugador del FC Barcelona y leyenda vida del fútbol islandés, considera que el primer campus femenino organizado por el Barça "ha sido una gran experiencia", y su impresión es "altamente positiva". "Me encantaría que este campus femenino se repita en el futuro", declaró el ex futbolista.

Gudjohnsen, que todavía resopla con orgullo cuando se le recuerda la participación de Islandia en la Eurocopa de Francia, está al frente de una empresa dedicada a la promoción del fútbol, ​​la Knattspyrnu Akademia Islands. Fue él quien propuso al FC Barcelona llevar a cabo este campus que se clausura mañana miércoles en Valsvöllur, en Reykjavík.

La importancia de haber dado el primer paso

"He visto las chicas entrenándose sonrientes y muy atentas por mejorar su juego, y también con mucha ilusión. Tenemos mucha calidad en el fútbol femenino, hay mucha ilusión de jugar, y este primer paso ha sido una buena evolución. Espero que en el futuro esta experiencia con el Barça continúe con más campus para más chicas".

Rodeado de fútbol, ​​este ex jugador del Barça, que jugó en el primer equipo entre 2006 y 2009, y consiguió una Champions, una Liga, una Copa del Rey y una Copa de Catalunya, opina que en el aprendizaje del fútbol hay que darlo todo al 100%, disfrutar, y seguir aprendiendo tanto como sea posible. "Las chicas aquí tienen mucha capacidad para mejorar y tienen ambición por aprender más. Todo esto se ve en el campo, donde intentan jugar con una sonrisa. Y esto es lo mejor que hay".

Orgulloso del fútbol femenino

Gudjohnsen habla con orgullo del fútbol femenino. "La selección femenina de Islandia siempre ha jugado a un alto nivel. Los hombres hemos estado a la sombra, y ellas llegaban mucho más lejos que nosotros. El verano que jugarán la Eurocopa en Holanda ya veces les cuesta captar la atención de la gente, y es injusto. La mujer es muy competitiva, siempre al 100%".

No se puede hablar con Gudjohnsen sin hacer referencia al éxito conseguido por Islandia en la Eurocopa, donde se clasificaron para la segunda fase y donde eliminaron Inglaterra antes de caer con todos los honores ante Francia. "Nos vamos de Francia con recuerdos para toda la vida. Hemos unido la gente y durante seis semanas se han olvidado de sus problemas. Estamos muy orgullosos por lo que hemos hecho todos juntos".

Isaac Guerrero, responsable del Área Deportiva de FCB Escola, es el técnico encargado de coordinar el campus de Islandia. Es aquí con otros cuatro técnicos, Quim Estrada, Ana Tapia, Josu Imanol Julián y Jonathan López. Estrada es el coordinador de los alevines de la FCBEscola. El cuerpo técnico del Barça desplazado en Reykjavík cuenta además con el apoyo técnico de ex jugadores internacionales islandeses como, Asgeir Sigurvinsson (Bayern de Múnich), Arnor Gudjohnsen, el padre del ex jugador del Barça, y Gudni Bergsson (Tottenham Hotspur).

El campus de Islandia arrancó el viernes y concluirá mañana miércoles con un gran acto en el que participará el vicepresidente del club, Carles Vilarrubí, responsable del Área Institucional y Relaciones Internacionales, y en la que se espera la presencia del presidente electo de Islandia, Gudni Th Jóhannesson. Han participado en el campus 295 niñas de entre 10 y 16 años, que los coordinadores del Barça han dividido en nueve grupos y en tres turnos. Un total de 27 grupos de trabajo.

Predisposición máxima de las participantes

Isaac Guerrero opina que "es difícil separar el campus de lo que es la vida islandesa. Las niñas son rigurosas y están atentas, a pesar de que trabajamos con unos contenidos con un alto nivel de exigencia. El nivel medio de las chicas es muy bueno y su predisposición es máxima, porque quieren experimentar otro tipo de juego. Ellas practican un fútbol más británico y quieren entrar en contacto con otra manera de entender el fútbol. Son más físicas, y por eso les encanta ahora trabajar el juego de posesión y posición..., ver otras realidades del fútbol."

El técnico del Barça explica sobre la metodología de entrenamiento: "Cuando estamos fuera nos damos cuenta de lo que estamos haciendo y en qué punto nos encontramos. Es una realidad, nuestra propuesta metodológica tiene mucha aceptación por parte del jugador, independientemente del país de origen, y perciben que les damos herramientas que pueden trasladar a la realidad del juego de manera natural. Aplicamos un tipo de entrenamiento basado en la estructura cognitiva que les obliga a tomar decisiones, y eso les encanta".

"El campus es un paso más para consolidar la presencia de las mujeres en el fútbol. En este país todo está más normalizado y es algo habitual que las mujeres jueguen. Aquí enseñamos nuestras ideas sobre el fútbol de posición y democratizamos el fútbol. No hay que ser el mejor o jugar con los mejores, nuestros métodos y conceptos se adaptan de forma natural en el fútbol y estas chicas están desarrollando nuestra idea de juego y los procedimientos para desarrollarla".

Una experiencia de 10

Guerrero continúa explicando su experiencia en Islandia y explica que "las jugadoras, al no tener tanta fuerza, utilizan nuestra propuesta para mejorar su juego posicional, y esto encaja con sus características deportivas y condicionales. La experiencia ha sido de 10 . La predisposición ha sido de humildad total, uno de nuestros valores, y por eso nos hemos sentido tan y tan bien".

Théodora Vilhjálmsdettir, de 12 años, escolar de séptimo curso y residente en Reykjavík, es una de las alumnas del Campus Barça. En un receso, durante uno de los entrenamientos de hoy, ha declarado que está "muy contenta de participar en este campus" y que su aprendizaje de estos días se ha centrado "en el pase, el movimiento y la posición sin balón". Enfundada en su camiseta de color rosa con el escudo del FC Barcelona, ​​Théodora explica que le encantaría "volver el próximo año".