El delantero danés, Allan Simonsen, atento a la evolución de sus jugadores | Víctor Salgado

El delantero danés Allan Simonsen se encuentra estos días en Barcelona como embajador de un Clínic en el que participan 130 niños de 8 a 15 años de su país. Simonsen ha reconocido que suele viajar a nuestra ciudad “unas cinco veces al año para ver buen fútbol y para reencontrarme con los amigos”, y ha afirmado que espera regresar de nuevo en diciembre “para disfrutar del Clásico y para ver el Barça – Borussia Mönchengladbach”, el partido del Grupo C de Champions League que medirá a dos equipos que le encumbraron en su carrera deportiva. 

El Balón de Oro de 1977 ha asegurado que “es un lujo ver tantos niños entrenando estos días. Me encanta verlos durante el año, ya que entre ellos hay mucho talento. A ver si tenemos un nuevo Simonsen entre ellos”. El delantero danés ha compartido con ellos algunos momentos fuera del campo, donde les ha podido dar algunos consejos de cara a su futuro, ya que en Dinamarca es un auténtico ídolo.

Simonsen también ha cruzado unas palabras con algunos integrantes de la Asociación de Antiguos Jugadores del Club mientras paseaba por los Anexos al Miniestadi siguiendo la evolución de este grupo de jóvenes daneses. Esta semana de entrenamientos gestionada por “Barcelona Training”, partner de la FCBEscola en Dinamarca y Noruega, coincide con unos días de vacaciones escolares.

Los máximos responsables de la empresa que ha organizado este Clínic, Ana Beltrán y Dani Guillén, son conscientes de que “venir a Barcelona esta semana es un placer, ya que hay muchos profesionales al pie del cañón y todo está planificado, bien pensado y organizado”. Es el sexto año que sus chicos de la academia que tienen en Dinamarca, situada al lado de Copenhague, viajan a Barcelona para hacer estas sesiones de entrenamientos en las que aseguran que “se empapan de la filosofía Barça in situ. Les motiva mucho estar jugando a fútbol al lado del Camp Nou”. Beltrán afirma que “muchos tienen la ambición de ser profesionales, y esta experiencia les sirve para darse cuenta de que es algo realmente duro”. 

El grupo de deportistas de Barcelona Training, entrenando en los Anexos al Miniestadi

Víctor Salgado