fcb.portal.reset.password

Folguera conoció a los padres de los más de 600 niños y niñas que ya participan de las actividades FCBEscola en Colombia.

El director del programa Masia 360, Carles Folguera, ha visitado durante esta semana las tres sedes que la FCBEscola tiene en Colombia, en las localidades de Bogotá, Cali y Medellín. El técnico ha querido conocer de primera mano el proyecto que el Club tiene en el país sudamericano aprovechando su participación como ponente en la Cumbre del Fútbol Latinoamericano que ha tenido lugar en Bogotá los días 20 y 21 de abril.

Durante su presencia en cada una de las ciudades colombianas, Folguera ha aprovechado para explicar a los padres de los más de 600 alumnos que ya lucen el escudo del Club en sus camisetas conceptos básicos del proyecto FCBEscola y del FC Barcelona. Les ha hablado de la esencia, de la posición, posesión y presión, claves para el juego,

Previamente tanto Javier Cócera, director en Bogotá, como David Martín en Medellín, y Marc Montero y Rubén Castillo, en Cali, y el gerente general, Ramon Señé, le han informado del funcionamiento de las distintas escuelas y de las principales preocupaciones.

En la exhibición preparada en Bogotá, en unos campos verdes situados en un entorno entre los mejores colegios bilingües de la capital y una academia de fútbol del Bolton de Inglaterra, lo primero que se observa es que el trabajo de enseñanza de la metodología Barça empieza a calar en la mentalidad de esos niños de 7 años. No hay portero que saque el balón en largo. Todos buscan a sus laterales para salir jugando el balón.

Folguera insiste en que la ayuda y el acompañamiento de los padres a los niños y niñas es fundamental. “Queremos formar personas a través del deporte”, repite. “No todos llegan” añade en un intento de convencer a los padres. Y los define de tres maneras: “Los A, que se preocupan de sus hijos, que los dejan y recogen, y no agobian con lo que tenían que haber hecho en un partido; los B, que tratan a sus hijos como si estuvieran en una guardería. Los dejan 2 horas en la cancha, se van, luego los recogen, y ya está. Y los C, los que son padres-entrenadores, padres-árbitros, padres-jugadores”. El auditorio ríe a carcajadas como si acabaran de ser dibujados.

“En La Masia queremos que nuestros protagonistas sean felices, y que se preparen para que si no llegan a ser futbolistas sean mecánicos, ingenieros o elijan cualquier otra carrera, pero ya tendrán esa formación”, sostiene el director de La Masia, que insiste en la importancia de los valores antes que los resultados.

Volver arriba