fcb.portal.reset.password

Las últimas lluvias sufridas en la FCBEscola Fukuoka llegaron acompañadas de la visita de un nuevo compañero de los alumnos de la escuela de fútbol nipona, la de una garcilla bueyera (Bubulcus ibis) que el director de Proyecto Local, Óscar Coca, bautizó con el nombre de Patxi. En un primer momento, el ave decidió ver el entrenamiento desde la distancia, aunque poco a poco se fue acercando a los jóvenes futbolistas.

Fue justo al final del entrenamiento cuando Patxi decidió saltar al campo e ir caminando junto a los jugadores hacia el vestuario, como un miembro más del equipo. Pese a tratarse de un hecho nada habitual, esta ave zancuda, acostumbrada a vivir en grupo acompañando al ganado y otros grandes mamíferos, se comportó con una tranquilidad total, disfrutando de esta experiencia dentro del grupo de deportistas.

Los alumnos de la FCBEscola Fukuoka también se quedaron sorprendidos de su presencia, pero en ningún momento intentaron espantar al ave. Eso sí, aquellos que intentaban sobrepasar el acercamiento al animal se veían respondidos por un graznido y una apertura de alas de la garcilla a modo de advertencia.

Antes de marchar a casa, los alumnos decidieron cambiar el balón por los teléfonos móviles para poder llevarse un gran recuerdo de la visita de Patxi en forma de fotografía o video. El invitado accedió pacientemente a ser el objetivo de las decenas de fotos que se hicieron, tanto individuales, como de grupo e incluso selfies.

Arigato, Patxi!

Volver arriba